Es un préstamo garantizado por una propiedad, sea que estés comprando la propiedad o seas el dueño. Al contar con una propiedad como garantía las tasas de los préstamos son hasta 4 veces más bajas que las de un préstamo personal.  

Con los nuevos créditos UVA, una cuota se asemeja mucho al valor de un alquiler. Ahora podes comprar y empezar a ahorrar directamente sobre tu propiedad y cuando terminas de pagar el crédito, ¡la propiedad es tuya!

¿Encontró su respuesta?