Es una decisión muy personal y varía mucho de caso a caso, pero, siempre que la cuota te quede cómoda, nuestros analistas recomiendan optar por un crédito lo más corto posible, siempre 20 antes de 30 años. De esta manera vas a terminar pagando menos intereses totales y cancelar tu deuda antes. 

¿Encontró su respuesta?